domingo, 22 de mayo de 2011

2010/11 Andreíta, cómete el pollo

Las desvelamos hace unos días en clase, para nuestros alumnos, y hoy las hacemos totalmente públicas: son las 15 frases que nuestro selector ha recopilado este año, tan aleatoriamente como le ha sido posible, para nuestra Quiniela Hispanocultural. De entre todos los cientos posibles, el selector nos sirve en el mismo DIN-A3 desde frases clásicas, esas de toda la vida, a salvajes sintagmas que han golpeado nuestros tiernos y delicados oídos en los últimos doce meses o semanas.

La única condición es que hayan sido originalmente pronunciadas en la lengua del Departamento, a uno u otro lado del Atlántico. Sobre la trascendencia o pertinencia de cada una de ellas no sabríamos muy bien qué responder. Seguramente, a todas se las terminará llevando el viento. Eso sí, a algunas antes que a otras.

No es un test cultural al uso, del tipo de indagar en la organización de la Universidad de Oxford o de escribir el nombre del Jefe Supremo de la Iglesia Anglicana. No se trata de averiguar el jugador que más goles ha marcado en una temporada de la Liga española ni el nombre del primer Premio Nobel nacido en Colombia.

Dice un proverbio español que “cada persona es dueña de su silencio y esclava de sus palabras”. Ratifica el refrán que “en boca cerrada no entran moscas”. Nuestra debilidad son las bocas abiertas, hacemos lo posible por aguzar el oído, seguir el zumbido de la mosca y llegar a liberar a todos aquellos que, voluntaria o involuntariamente, quedaron aprisionados en sus palabras.

La misión es, sin duda, bastante menos edificante que saber el número de comunidades autónomas en España o conocer el número de sus centrales nucleares, pero es mucho más aventurera: exige talento, perspicacia y recursos psicológicos. …Por sus frases los conoceréis.

Quedan aún cuatro días de plazo para culminar la cruzada. Cuatro últimas jornadas de reflexión en las que podéis probar, cuantas veces queráis, con el comodín del público y con el de la llamada. Para eso están los amigos. El del 50 por ciento lo tenéis asegurado: todas las preguntas os las podéis jugar a cara o cruz. No hay empate posible. Pero cuidadín con la moneda. A veces son traidoras.

A por la victoria.









Al final del plazo de entrega publicaremos aquí las soluciones:


No hay comentarios: