jueves, 13 de junio de 2019

Esa otra cosa

Esta crónica iba a llevar por título A bloque, porque la excursión que hicimos a Albarracín el primer jueves de mayo tuvo algo de esa expresión del argot ciclista: fuimos a tope, sin soltar el cronómetro atravesando metas volante, una tras otra (Centro de Interpretación, Pinares de rodeno, Gea, Albarracín). Además, de entre todas las especies avistadas aquella mañana, nos llamaron la atención los bloqueros, que no son aquellos que escriben en un bloc sino aguerridos escaladores que frecuentan los montes de Albarracín, la joya del búlder (escalada en bloque), en las mismas rocas donde hace 7.000 años los hombres del Paleolítico buscaban algo de abrigo y comida.

En esas estaba cuando esta misma mañana, mientras elegía las fotos de aquel 9 de mayo, entrevistaban en la radio a Juan Luis Arsuaga, paleoantropólogo, miembro del equipo investigador de Atapuerca y director del Museo de la Evolución Humana de Burgos, y sus palabras me han servido de banda sonora.

Quizás habríamos hecho bien cediendo la voz a los trabajadores de Sarga, a quienes apoyamos desde aquí en sus reivindicaciones laborales.


Pero no tomé apuntes mentales de las sabias explicaciones de los apasionados naturalistas que nos acompañaron. Tampoco ando sobrado de inspiración en estos finales de curso, así que los textos que acompañan las fotografías están sacados directamente de la entrevista que acabo de escuchar. Son frases literales de Arsuaga, autor de Vida, la gran historia. Si la asociación entre texto y contexto tiene algo de metafísico, surrealista o científico, carece de importancia. En los libros científicos se encuentran aciertos literarios como agujero negro, horizonte de sucesos, altruismo cooperativo, ciclos polares o estadios isotópicos.



Yo era el niño que mira por la ventana, por la ventana del coche.

La pregunta de por qué estamos aquí no es una pregunta científica.

Para un naturalista lo importante es la naturalidad.

No hay nada más cambiante que un grupo social, como sabemos todos por experiencia.

Es un sistema muy volátil, que está continuamente cambiando, pero que te va la vida en él.

El éxito de la especie humana es la capacidad de crear identidades simbólicas.

Con los años vamos pensando que no todo es posible, equivocadamente.

¿No se ponen los machos del buey almizclero
delante de las hembras y de las crías
para protegerlas de los lobos?

Básicamente, la tecnología no ha sustituido a la biología sino que la ha potenciado.

Nuestra supervivencia se produce en el medio social.

Esa es otra historia interesante,
preguntarse cuál es la dirección que sigue la evolución.

Los seres humanos somos capaces de cooperar en grupos numerosísimos,
aunque no nos conozcamos, porque nos reconocemos.

Las identidades simbólicas han aumentado el tamaño del grupo.

El éxito de la especie humana es la capacidad de crear identidades simbólicas.

Nosotros somos capaces de crear, y esa es nuestra fuerza y nuestra debilidad.

La ciencia no se dedica a construir relatos. Mis alumnos lo que quieren es que les cuente una historia, porque les facilita la comprensión y porque no quieren complicarse la vida y, en segundo lugar, porque la mente humana está ávida de relatos.

Todos los niños, en el fondo, quieren ser un poco prehistóricos.

Lo que quieren es vivir salvajes, sin normas, sin escuela.

El deporte tiene un poco de paleolítico.

Luego nos van haciendo neolíticos, pero lo que nos gusta es lo paleolítico.

En nuestro planeta Tierra, si la vida volviera a empezar,
¿volvería a suceder lo mismo?

¿No vemos que los peces viven en bancos
y se mueven coordinadamente
como si se pusieran de acuerdo
y tuvieran intereses comunes?

La geometría de la vida es una geometría de árbol,...

...ramificada… de racimo.

Una vez satisfechas las necesidades primarias, alimenticias,
a las dos de la tarde, con la comida,...

...el cerebro lo que pide es: “Cuéntame una historia”.

El cerebro humano consume historias, y de eso se alimenta.

La glucosa le sirve solo para funcionar.

Por lo que lo da todo el cerebro humano es por las historias.

¿Por qué somos conscientes. ¿Para qué sirve eso? ¿Cómo ha surgido?

¿Por qué no somos como todo el resto?

La mente, la consciencia, la representación interior del mundo exterior,
ha evolucionado muchas veces.

No existe ninguna máquina que tenga mente. Un ordenador no se representa el mundo exterior de ninguna forma. La mayoría de los animales son así también.

Y la pregunta es por qué nosotros no. ¿Por qué no somos zombis?

Si hubiera 100.000 planetas con vida,...

...la probabilidad de que apareciera una especie inteligente se daría sólo en uno.

Pero alguien tenía que llevar ese número de lotería,...

y efectivamente nos tocó a nosotros.

Tú no ves el mundo exterior, ves una representación del mundo exterior
que se ha formado en el cerebro.

Esa es otra historia interesante, preguntarse cuál es la dirección que sigue la evolución.

Yo soy de los que opinan que la única tendencia apreciable de la evolución es la diversificación.

Los libros de autoayuda son doctrinarios, te dicen cómo tienes que vivir...

...mientras que la auténtica filosofía es una sacudida, es un desasosiego.

Vivimos en un mundo en el que todo el mundo tiene la certeza,

todos tienen la solución a los problemas.

La pregunta de por qué estamos aquí, o para qué estamos aquí,
no es una pregunta científica, ni siquiera religiosa,
sino metafísica, filosófica...

Yo miraba por la ventana del coche con los ojos asombrados, viendo el paisaje.



Ha terminado la entrevista y me he quedado tirando del hilo de Vida, la gran historia, hasta toparme con uno de los muchos titulares que estos días ha dado su autor:

La vida no puede ser trabajar toda la semana e ir el sábado al supermercado

Y he seguido rascando: Si la vida no era eso, ¿qué otra cosa sería? Su respuesta completa terminaba así:

…Eso no puede ser. Esa vida no es humana. Tiene que haber algo más pero aquí, en esta vida. Y esa otra cosa se llama cultura...


...Es la música, la poesía, la naturaleza, la belleza…

...Es lo que hay que apreciar y disfrutar porque, si no, esto es una mierda.